Unidades tratamiento aire

Hoy vamos a hablaros de un tipo de equipo de climatización bastante desconocido para el publico general: Las unidades de tratamiento de aire.

Dispositivos que al contrario de lo que sucede con, por ejemplo, los splits domésticos  o el aire acondicionado portátil, se distribuyen mayoritariamente a través de canales profesionales. Y de ahí lo difícil que le resulta a un usuario final haber visto in situ alguna vez uno de ellos.

Se tratan de equipos centralizados, por lo general de grandes dimensiones, que realizan un proceso complejo de gestión del aire tras recogerlo a través de una serie de conductos de ventilación.

El objetivo es mejorar la calidad de ese aire y dentro del concepto de “calidad”:

– se filtra para eliminar determinados elementos
– se recupera el calor o el frío
– se humedece o deshumedece

¿Dónde suelen instalarse? Pues en espacios de gran tamaño en los que hay bastante transito de personas, como por ejemplo, un centro comercial o un edificio de oficinas. Pero también en lugares en los que se deben cumplir unas determinadas condiciones de pureza, como los quirófanos de hospital.

Sobre esto ultimo, os comentamos en una entrada anterior los equipos de Kosner que habían sido instalados en unidades de quirofano moviles.

Al igual que otros sistemas de climatización industrial, las unidades de tratamiento de aire no poseen una única configuración. Pueden tener un mayor o menor número de componentes en función de las necesidades. Entre los elementos que pueden contener están los siguientes:

Ventiladores, para conducir el aire hacia el proceso de tratamiento.

Filtros, cuya función es contribuir a la limpieza del aire que llega del exterior.

Baterías, que sirven para articular la refrigeración o calefacción mediante procesos de intercambio de temperatura, a partir de la fuente emisora de calor o frío a la que está conectado el equipo.

– Módulos de recuperación de energía, ya que este tipo de equipos opera con sistemas de eficiencia energética.

Humidificadores y deshumidificadores, para establecer el nivel de humedad que se quiere establecer en el ambiente.

Como ves, se tratan de instalaciones complejas en las que la calidad del dispositivo debe ir más que nunca de la mano de una calidad en instalación. Por eso, en Kosner ofrecemos un programa de planificación que permite gestionar todos los parámetros necesarios de la instalación para poder decidir qué solución es la más adecuada y qué elementos se precisan.

Y además, una vez instalados, nuestros equipos disponen de un completo sistema de control de funcionamiento, que ayuda a su operatividad con la máxima eficiencia.

Hay cosas que si pasan desapercibidas es justo porque funcionan correctamente. Y eso es justo lo que pasa con estos equipos. Si uno está en un centro comercial y no se percata del aire que está respirando, es un buen indicador de que la unidad de tratamiento de aire está funcionando adecuadamente.