fbpx

Recientemente hablamos de la importancia de ventilar los espacios para conseguir un aire saludable. Para conseguirlo existen varios tipos de sistemas con ventilación mecánica que te explicamos cómo funcionan.

calidad de aire kosner

Los sistemas de climatización con ventilación mecánica presentan muchas ventajas contribuyendo a crear espacios de confort que ahorran energía y permiten controlar y regular la calidad de aire que respiramos.  Logran:

  • Controlar los flujos de aire y las propias corrientes de aire.
  • Controlar la calidad del aire
  • Reducir las pérdidas térmicas permitiendo la optimización de la energía y incluso su recuperación (si utilizamos intercambiadores de calor)
  • Ofrecer confort acústico (no genera ruidos en su funcionamiento).

¿Cómo funcionan?

La ventilación natural no es suficiente para controlar el flujo de aire. Por ello los sistemas de climatización incorporan sistemas que aseguran y regulan la ventilación adecuada. 

El flujo de aire se genera mediante uno o más ventiladores con o sin conducto. Los sistemas sin conductos se componen de uno o más ventiladores que se instalan en las paredes o el techo. La instalación más sencilla es la instalación de ventiladores extractores y unas rejillas que permitan la entrada del aire fresco a cada espacio. A partir de esta solución se pueden introducir otros elementos como ventiladores de entrada, sistemas de conducción… Normalmente los sistemas más complejos se instalan en ambientes industriales o comerciales.

Los fabricantes ofrecen dos tipos de sistemas de ventilación mecánica controlada: de flujo simple y doble.

Ventilación de flujo simple

Se extrae el aire de cada espacio y se transporta al exterior a través de conductos. En sistemas domésticos, el aire se extrae de las zonas «húmedas» (cocinas, baños, etc.) y el aire fresco es enviado al salón y a los dormitorios.  La entrada de aire generalmente localizado en ventanas o paredes garantiza el «aire fresco».

Este sistema permite integrase con la ventilación natural, controlar el flujo de aire en cada ambiente y adaptarse a las condiciones climáticas exteriores e interiores. Por contra, no existe un control sobre la calidad del aire fresco, produciéndose además ciertas pérdidas de energía.

Ventilación de flujo doble

La extracción con sistema de ventilación de flujo doble es la misma que para el sistema de flujo simple. Sin embargo, la entrada de aire se realiza a través de conductos y válvulas, pero mediante un circuito separado de la extracción diferencia del flujo simple. El aire es transportado por un ventilador y liberado por un difusor. Los flujos de entrada y salida de aire son controlados mediante un aparato y además, se trata de un sistema más complejo que permite filtrar (enfriar, calentar, humidificar o deshumidificar) el aire fresco antes de entrar de nuevo en el ambiente.

El sistema doble permite el flujo de aire controlado, se adapta totalmente a las condiciones exteriores e interiores y además controla la calidad del aire fresco. Opcionalmente puede recuperarse parte del calor evitando pérdidas de energía. La desventaja principal es su costo, más elevado que el de flujo simple pero con muchas más prestaciones.

En cualquier tipo de instalación, instalar un sistema de ventilación mecánica permitirá mayor confort y aumentará la eficiencia energética del sistema, sobre todo en los sistemas de doble flujo.