habitación con split inverter Kosner

Los aparatos de aire acondicionado inverter son la evolución de los aires acondicionados convencionales. En el mercado actualmente existen de dos tipos y se diferencian en sus componentes: aparatos de aire acondicionado inverter o aparatos de velocidad fija (no inverter), aunque estos últimos son hoy en día una minoría.

Al poder regular la temperatura en los aparatos inverter, el ahorro energético y la disminución en el impacto medioambiental es muy notable, de ahí su crecimiento en el mercado. La regulación de la velocidad, sobre todo en el compresor es, por tanto, la mayor diferencia entre unos aparatos y otros.

Veamos ahora, una a una las diferencias entre un aparato inverter y otro que no lo es.

Velocidad

Tal y como hemos dicho, la regulación de la velocidad en el compresor y en el ventilador exterior es la principal diferencia entre un aparato y otro. Los aires acondicionados inverter, funcionan con un compresor, cuyo procesador electrónico hace que la velocidad del compresor cambie y, además, con un ventilador exterior regulado por temperatura/presión de condensación. En estos casos los compresores trabajan a una velocidad variable en función de la temperatura que se fija en el equipo y de la sala y repercute directamente en el ahorro eléctrico del hogar y en la factura eléctrica.

Para alcanzar la temperatura deseada, los aparatos inverter reducen su velocidad al mínimo hasta alcanzar la temperatura. En el momento de arrancar otra vez, el arranque se hace de forma suave y escalonada por lo que los picos de arranque son mínimos, a diferencia de los compresores no inverter.

Eficiencia

El ahorro energético que suponen estos aparatos es, sin duda, lo que ha hecho que esta tecnología se imponga en el mercado. Los aires acondicionados inverter suponen un ahorro muy considerable de electricidad, reflejándose directamente en la factura de la luz.

¿Cómo se consigue esto? Porque la velocidad del compresor y del ventilador exterior no están siempre al 100%, sino que se adapta a las necesidades de cada momento. El ahorro es entre un 25% o 30%.

Temperatura

Los aparatos inverter proporcionan más confort, ya que consiguen alcanzar la temperatura deseada más rápido y, además, la mantienen durante más tiempo.

En el caso de los aparatos inverter, el arranque se hace de menos a más de forma progresiva y según las temperaturas deseadas y de la sala a climatizar. Cuanto más alejada esté la temperatura deseada de la temperatura ambiente, más revolucionará el compresor y conforme se vaya acercando a esa temperatura, el compresor bajará de revoluciones o de velocidad, hasta llegar a parar cuando alcance esa temperatura deseada.

Vida útil

Los aparatos inverter, al no hacer trabajar al compresor a máxima velocidad siempre que arrancan, tienen una vida útil mayor. Además, en caso de avería, los arreglos no suelen tener un alto coste.

Por tanto, podemos deducir, que los aparatos inverter, proporcionan mayor confort, y mayor eficiencia. 

Kosner Conducto sistema Inverter