fbpx

purificador de aire

Por lo general, cuando se valora la calidad de una instalación de aire acondicionado se habla de confort. Es decir, de su capacidad para, en todo momento, proporcionar una temperatura adecuada.

 Sin embargo, además del confort, un aspecto que los profesionales del sector tienen muy en cuenta cuando diseñan un proyecto, es  la calidad del aire que van a respirar los usuarios.

Por eso, sobre todo en instalaciones de climatización en comercios, empresas o industrias,  es habitual incluir sistemas de tratamiento de aire. Y es que en el interior de los edificios el aire necesita limpiarse, máxime cuando en el diseño de esos lugares se ha optado por los espacios herméticos, sin ventilación natural.

Uno de esos sistemas son los purificadores de aire. Cuando comenzaron a comercializarse, este tipo de equipos se asociaban a un uso casi exclusivo para personas con determinadas patologías (asma,dermatitis…) . Asimismo, también se prescribía su instalación en lugares como centros hospitalarios o plantas industriales en la que se trabajaba con componentes potencialmente tóxicos.

Sin embargo, con el paso del tiempo, sus ventajas para la salud han hecho que se opte por instalarlos en cualquier sistema de climatización de cierta complejidad, e incluso comiencen a usarse en viviendas.

La mejora de la calidad del aire supone un paso más en el bienestar de las personas que evitan respirar todo tipo de elementos nocivos para su salud. Y además, es un recurso clave en la prevención de muchas enfermedades comunes que se transmiten por vía aérea.

Un purificador de aire es un equipo electrónico que mediante un ventilador y un sistema de filtrado recoge el aire existente en una estancia y le extrae todos los elementos contaminantes que contiene.

En el mercado existe una extensa gama de equipos. Se distinguen, en primer lugar, por su uso doméstico o industrial. Y después, por variables como la potencia, la velocidad, el sistema de filtrado, el nivel de ruido y las posibilidades de programación y automatización. En el momento de elegir un equipo, hay que tener en cuenta todos estos condicionantes.

Si estamos pensando en un ámbito doméstico, la solución más sencilla es un dispositivo portátil, que puede llevarse por toda la casa. No obstante, si partimos de unainstalación de climatización desde cero, lo más recomendable es integrar la purificación en el conjunto del sistema, tal como se hace en el caso de equipamientos comerciales, industriales y dotacionales.

En esos casos, se hace mucho más necesario si cabe un estudio realizado por profesionales acreditados, ya que hay que disponer de un profundo conocimiento técnico y de diseño de proyectos.

En Kosner disponemos de dispositivos domésticos  e industriales. Si estás interesado en mejorar la calidad del aire con un sistema purificador, contacta con nosotros.