fbpx

Climatización de edificios históricos

La instalación del aire acondicionado para una vivienda moderna no presenta grandes dificultades, salvo que estemos hablando de casas muy singulares o de necesidades que van más allá de lo habitual.

Sin embargo, un proyecto de climatización de edificios históricos, públicos o protegidos tiene peculiaridades que requieren soluciones mucho más personalizadas y una mayor atención a la normativa vigente.

Este tipo de construcciones está sujeto al cumplimiento más estricto de las normas, sean de rehabilitación, de índole medioambiental o de patrimonio. En ese sentido, antes de comenzar una instalación de aire, es necesario informarse con detalle de los condicionantes que afectan al edificio y elaborar un informe técnico que detalle la solución elegida para poder obtener el permiso correspondiente.

Además de las ordenanzas municipales, que en algunas localidades dan indicaciones específicas sobre climatización en determinadas áreas urbanas (por ejemplo, los edificios del casco antiguo) o construcciones singulares de la ciudad, para elaborar correctamente un proyecto de aire acondicionado hay que tener en cuenta el Código Técnico de Edificación, y sobre todo, el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), aprobado hace pocos años con un enfoque más medioambiental. Además, conviene considerar varios aspectos generales:

La estética
Por lo general, no es posible mostrar las unidades exteriores en las fachadas o incluir cualquier elemento de la instalación que rompa la estética del edificio, que trata de mantenerse lo más fiel posible a sus orígenes. Este factor obliga a buscar soluciones más complejas, que permitan camuflar la maquinaria o colocarla en ubicaciones no visibles para el público.

El ruido
Muchos edificios históricos son a menudo establecimientos públicos, lugares de encuentro o de trabajo de muchas personas. Por ello, la normativa obliga a que el ruido se mantenga en niveles muy tolerables, incluso inferiores a los máximos que marca la ley para otro género de construcciones.

El despliegue técnico
Como se trata de edificaciones antiguas, no pueden ser modificadas libremente, tanto porque se pueden comprometer elementos estructurales que soportan el paso de muchos años, como por cuestiones de patrimonio. Maquinaria, conductos y salidas de aire han de situarse de forma que no desvirtúen la naturaleza del edificio.

La eficiencia energética
Pese a que las características de aislamiento de los edificios históricos no son las óptimas, puesto que no es fácil integrar en ellos soluciones más modernas, la normativa hace mucho hincapié en la necesidad de que sean eficientes, y más a partir de la promulgación del RITE.

Debemos pensar que muchos son de propiedad pública y por el uso intenso que se hace de ellos, el consumo energético tiende a dispararse. Por ello, las instalaciones de aire acondicionado han de ser especialmente eficientes para minimizar el impacto medioambiental.