fbpx

El comienzo de 2017 se está caracterizando por las bajas temperaturas. Y es que la ola de frío polar ha llegado a casi toda la geografía, incluidos lugares poco acostumbrados a la nieve y el hielo como Murcia o la costa levantina.

zonas_termicasSin embargo, aunque compartamos inviernos y veranos, cada zona geográfica tiene unas condiciones climáticas distintas y por tanto,  diferentes necesidades de climatización.

Si hay dos datos que debemos conocer sobre el clima del lugar en el que se va a instalar un equipo esos son la temperatura anual media y la amplitud térmica. Ambos están condicionados por aspectos como la altitud, la cercanía al mar, orografía, etc.

Mirando al termómetro

La temperatura es uno de los valores más importantes ya que los equipos de climatización trabajan para regular y conseguir la temperatura interior deseada de un espacio.

En esta infografía se muestran las temperaturas medias anuales según la zona.

mapa_clima

Como vemos, en las zonas montañosas del Pirineo, Sistema Central o cornisa Cantábrica la temperatura media anual es de menos de 10 °C. Y en regiones de la Meseta Norte, la temperatura es entre 10º y 12,5°C.

Es decir, durante buena parte del año, en esos lugares las temperaturas van a ser bajas. Por tanto, en la elección del equipo se deberán tener en cuenta sus prestaciones como bomba de calor para proporcionar calefacción y otras funciones vinculadas a proporcionar confort durante el invierno como el control anti aire frio.

En el lado opuesto tenemos la costa mediterránea, Andalucía o Canarias con medias a partir de los 17,5ºC. En estos casos, serán más importantes las prestaciones en modo refrigeración y funciones que nos ayuden a paliar los efectos del calor: velocidad del ventilador, modo turbo para alcanza la temperatura en el mínimo tiempo…

 La oscilación térmica

La oscilación térmica nos indica cuál es la diferencia entre los valores máximos y mínimos de temperatura que hay en un lugar durante el año.

amplitud termica

Esta diferencia sobre todo se da entre los meses de enero y agosto que suelen ser los más extremos tanto en frio como en calor. En lugares de costa o situados más al sur suele ser menor, mientras que en zonas del interior, donde hay con menos humedad, es mayor.

Una mayor oscilación térmica es un indicador de que el equipo de climatización deberá ser muy polivalente, ofreciendo soluciones tanto para el frio como el calor. Además, que disponga de un completo menú de programación nos facilitará mucho su uso ya que será bastante continuado durante el año.

Por el contrario, en zonas con menor oscilación el uso será más estacional y por tanto, será interesante disponer de funciones que faciliten su mantenimiento: auto-limpieza, filtros lavables… para que esté a punto siempre que lo vayamos a necesitar.

Esperamos que estas sencillas nociones sobre el clima que os acabamos de dar, os faciliten la elección del aire acondicionado para vuestra vivienda.