Termostatos inteligentes para aire acondicionadoPoco a poco nos vamos acostumbrando a los beneficios que la tecnología ha traído a nuestros hogares. Los electrodomésticos son cada vez más eficientes y nos ofrecen muchas posibilidades para mejorar el confort de las personas y hacerles más fácil su vida cotidiana. Y lo que nos aguarda.

Actualmente estamos viviendo una nueva etapa en el equipamiento de las viviendas gracias a la aplicación de los principios de la Red a los dispositivos de la casa, la llamada Internet de las cosas por la que los aparatos cobran “vida inteligente”, se adaptan de forma autónoma a nuestros usos y necesidades, y pueden ser manejados a muchos kilómetros de distancia.

Esta revolución también llega al aire acondicionado, principalmente a través del termostato que regula el funcionamiento de los dispositivos.

Hace tiempo que la industria ha patentado fórmulas para mejorar la eficiencia de los equipos de climatización con termostatos más capaces que regulan la temperatura de servicio con mayor precisión.

Por ejemplo, Kosner comenzó su andadura ya hace unos años atrás y se diferenció de otros fabricantes ofreciendo una sonda en el mando a distancia que te permite controlar la temperatura en el lugar exacto dónde se encuentra el usuario con el sólo hecho de llevar consigo el mando a distancia, característica denominada Sistema I-feel.

Asimismo, han surgido sistemas de control remoto a través de la telefonía u otros protocolos de comunicación. Sin embargo, la aplicación de Internet a los termostatos ha abierto una nueva frontera para el sector del aire acondicionado en dos aspectos clave: ahorro energético y confort para el usuario.

Al igual que las llamadas Smart TV, los nuevos termostatos incorporan procesadores y conexión wifi que les permiten gestionar la información que reciben del entorno y ajustar el trabajo del aire acondicionado según la temperatura de la vivienda, las previsiones meteorológicas y los propios hábitos de los usuarios.

Practican una dinámica de aprendizaje continuo mediante el uso, con el que mejoran progresivamente el confort y contribuyen al ahorro energético. No necesitas programarlos.

Por otro lado, al estar conectados a Internet, además de poder ser manejados con el ordenador, la tableta o el teléfono móvil, proporcionan información de interés para terceros.

Por ejemplo, dan datos más exactos de consumo a las compañías eléctricas para que puedan acomodar su oferta de energía a la demanda real de los usuarios. Ya existen experiencias piloto en algunas ciudades de Estados Unidos.

Allí, las empresas energéticas trabajan con la información procedente de los termostatos inteligentes para mejorar su servicio y ahorrarse millones de dólares en producción.

Una de las grandes ventajas de esta tecnología es que se integra sin problemas en buena parte de equipos de climatización.

El mando a distancia tradicional, con el que manejamos manualmente el aparato de aire acondicionado, convive con un dispositivo que realiza el trabajo mientras nosotros nos dedicamos a otras tareas.

Pronto lo veremos instalado en muchas viviendas.