Kosner KRV refrigeracion variable

Junto a los equipos más convencionales, en Kosner también disponemos de dispositivos que se pueden diseñar a medida, según las exigencias particulares de refrigeración de un edificio. Para este tipo de necesidades ofrecemos al mercado el sistema Kosner Refrigerante Variable (KRV).

Bajo las siglas KRV se engloba una amplia gama de componentes de climatización que nos permite diseñar soluciones de refrigeración de alta eficiencia energética, fiabilidad de funcionamiento y enorme flexibilidad para adaptarse a cualquier volumen, desde una nave industrial hasta una vivienda unifamiliar.

Con Kosner KRV proporcionamos a nuestros clientes una plataforma de climatización centralizada con prestaciones muy elevadas, que se instala con facilidad y requiere muy bajo mantenimiento. En función de las condiciones singulares del edificio, puede optarse por redes de conductos ocultas o a la vista, unidades encastradas tipo cassette, equipo murales split o dispositivos suelo-techo, entre otras opciones.

La gran ventaja del sistema KRV es que combina distintos elementos bajo el denominador común de la alta tecnificación, bajo nivel de ruido y elevado aprovechamiento energético. Tanto los compresores principales como las unidades de ventilación funcionan con tecnología DC Inverter, lo que garantiza una respuesta eficiente en el proceso de refrigeración.

El sistema facilita la creación de entornos de refrigeración de amplio alcance, con los que se pueden climatizar grandes superficies hasta de centenares de metros de tubería y con rangos de potencia que van desde los 10 hasta los 200 kW.

Equipamientos complejos en los que la gestión centralizada (mediante un ordenador se pueden llegar a controlar hasta 1.000 unidades de refrigeración), es compatible con la posibilidad de realizar un control selectivo de los equipos, tanto para el encendido como para el apagado.

Asimismo, la flexibilidad también permite que el sistema KRV dé respuesta a todas las demandas de climatización, en verano e invierno, con un extenso rango de temperaturas. Tal capacidad se consigue con una instalación sencilla, que no precisa de fluido caloportador adicional. El mismo gas refrigerante que circula por las tuberías frigoríficas cede la potencia térmica a cada unidad interior terminal.

Kosner KRV es sinónimo de versatilidad y eficiencia. Tenlo en cuenta para tus próximas instalaciones de aire acondicionado.