fbpx
pinturas de colores

En esta situación que nos está tocando vivir, los más pequeños de la casa, están siendo los grandes héroes. Por eso, desde Kosner, hemos querido aportar nuestro granito de arena para aliviar un poco la situación que están viviendo.

A través del juego los peques tienen la capacidad de aprender nuevos conceptos, normas sociales, ampliar conocimiento….¡Y sobre todo divertirse! Así, con la intención de otorgarles momentos de felicidad a los más pequeños, os traemos una serie de experimentos para niños relacionados con el frío y el calor, ¡Nuestros elementos favoritos!

Experimentos con el frío como elemento protagonista

Nieve en primavera

Seguro que alucinan con este experimento. Para hacer nieve casera, necesitaréis:

  • Tres tazas de fécula de maíz
  • Tres tazas de harina
  • Un cuarto de taza de aceite vegetal

Empezaremos mezclando los dos primeros ingredientes. Después el aceite. La nieve que conseguiremos no estará fría, pero la sensación de jugar con nieve será la misma.

¡Nos vamos de pesca!

Este experimento es muy sencillo y divertido, a la vez que a los más pequeños les parecerá que están haciendo magia.

¿Qué hace falta?

  • Hielo
  • Sal de mesa (la que usamos para cocinar)
  • Un hilo de coser
  • Un vaso o recipiente con agua a temperatura ambiente

Ahora, con todo el material, introduce los hielos en el vaso o recipiente que tienes con el agua a temperatura ambiente. Para poder pescar los hielos, sitúa el hilo encima del hielo. Verás que no sucede nada. ¡Ohhh! A continuación, prueba a echarle un poco de sal por encima al hielo y coloca el hilo para intentar pescarlos… ¡Et voilá! El hilo (por la reacción que hace la sal con el agua congelada) se pegará al hielo y podrás elevarlo.

Experimentos con el calor como elemento protagonista

¡Farolillos volantes!

Es un experimento sencillo y bonito, pero que es necesario realizarlo con un adulto, porque usaremos fuego.

Necesitaréis:

  • Bolsitas de té o manzanilla
  • Una cerilla o mechero.

La idea es abrir la bolsita del té y vaciarla. Después, con la bolsita ya vacía, hay que ponerla de pie y prenderle fuego en la parte de arriba. La bolsita se irá quemando y cuando esté a punto de consumirse del todo, se elevará hacia arriba. ¡Seguro que os recuerda a la fiesta de las linternas flotantes que hay en Bayona!

¿Jugamos al ping pong?

Para jugar al ping pong en esta ocasión solo necesitaréis una pelota y un secador. Es muy sencillo: con el secador encendido, haz que la pelota vuele ¡No puede tocar ninguna superficie! ¿Cuánto tiempo eres capaz de mantener la pelota en el aire?

¿Qué os han parecido? Animaos a probarlos en casa y a disfrutar de un rato divertido y de calidad con vuestros peques.

Copyright Kosner® 2020