globos en el aire

Hace unos meses os dimos algunas ideas para hacer experimentos con los peques, aprovechando que estábamos confinados y había que entretenerlos de alguna manera. ¿Y qué mejor que jugando?

En esta ocasión para acompañaros en esas mañanas largas de verano o días de no piscina por tormenta, os traemos algunas ideas de experimentos para hacer con aire.

 

Manos a la obra. Os vamos a dar varias ideas de experimentos para que hagáis con los peques en casa:

Pompas de jabón

El primer experimento que os queremos contar es muy sencillito, “Pompas de jabón”. Para poder hacerlo, necesitaremos jabón (poca cantidad) y agua. Vertemos el agua y el jabón a un vaso y removemos con una pajita. Una vez hayamos removido, despacio, introduciremos aire en la pajita e iremos formando burbujitas.

Que los peques se fijen en el color de las burbujas ¿Por qué tienen diferentes tonalidades? A ver si sois capaces de mantener las burbujas sobre la pajita y moveros por la habitación.

¡Competición de papeles!

Ahora vamos a realizar un sencillo experimento con hojas de papel. Necesitaremos dos hojas; con una haremos una bola y la otra la dejaremos lisa. El experimento consiste en subirse a una silla (o a cierta altura) y con la bola de papel y el folio, cada uno en una mano, preguntar: “¿Qué caerá antes al suelo? ¡Hagan sus apuesta!”.
Veremos qué papel llega antes al suelo. Podéis repetir la misma operación desde diferentes alturas. Háblales a los peques, de que aunque son lo mismo (dos hojas de papel) y pesan lo mismo, uno tiene más resistencia al aire que el otro y por eso tarda más en caer al suelo.

¡El suelo es lava!

Vamos a enseñarles como todos los elementos, si no encuentran resistencia, tienden a ir al suelo. Ahora, para este experimento necesitaremos que los peques hinchen globos, si pueden, y que les hagan un nudo. ¡Y ahora a mantener el globo sin que se caiga! Recordad el suelo es lava y el globo no puede tocarlo.

Este juego tiene sus variantes: pasarse un globo entre todos los miembros de la familia, lanzar varios globos de distintos colores al aire e ir a por un color en concreto y no dejar que toquen el suelo, etc. ¿Con cuál os vais a animar?

Molinillos de viento

Los molinillos de papel son fáciles de hacer y nos pueden dar mucho juego. Os animamos a que con un papel de colores y pegatinas hagáis la forma de un molinillo (basta con cortar en forma de cruz) y después le pongáis una pajita como palo. Podéis juntar las puntas al centro con un ganchito especial o simplemente con pegamento. Si lo ponéis en una maceta, en la terraza o en el balcón, podréis comprobar de dónde viene el viento y a qué velocidad. ¿Desde dónde sopla hoy el viento?

También son ideales para adornar cualquier maceta o incluso habitación de los peques, quitando el palo y haciendo un montaje de molinillos de distintos colores y tamaños.

Aunque el aire no se ve, está presente y tiene un papel fundamental en las pequeñas cosas del día a día. Podemos contarles a los peques también que el horno de la cocina funciona con aire caliente o que el secador, echa aire caliente o frío y que ayuda a secarnos el pelo. Lo mismo que para apagar las velas ¿Qué echamos de nuestra boca para que se apaguen? Seguro que tus peques saben decirte muchas otras cosas.

El saber no ocupa lugar, ni para peques ni para mayores, y seguro que aprendéis cosas nuevas. ¡Disfrutad con estos experimentos!

Copyright Kosner® 2020