fbpx

¿Conoces la diferencia entre un climatizador y un aparato de aire acondicionado? Mucha gente piensa que son lo mismo; de hecho, su función es absorber el aire caliente de una habitación, refrescarlo y, a continuación, devolverlo frío al ambiente. Pero tienen diferencias enormes, tanto en su funcionamiento como en su eficacia.

climatización aire acondicionado

 

Los climatizadores domésticos enfrían el aire ambiental con agua. Su funcionamiento es muy simple: absorben el aire caliente, lo hacen circular a través de un filtro o depósito de agua para reducir su temperatura y lo devuelven al ambiente más fresco y húmedo a través de un ventilador. Seguro que más de una vez has visto climatizadores con ruedas que se desplazan por la casa o por la oficina, y que para que funcionen sólo hay que conectarlos a la red eléctrica y tener lleno su depósito. Su principal ventaja es que no necesitan ningún tipo de instalación, tampoco tienen unidades exteriores y son más baratos… pero su efectividad es mucho menor que la de los aparatos de aire acondicionado.

¿Sabes por qué?

Un climatizador funciona mezclando el aire caliente que absorbe el aparato con el agua de su depósito: así aumenta el grado de humedad ambiental y produce una sensación de frescor. Pero si la humedad ambiental ya es alta, el aparato no enfriará nada; es más, no será capaz de evaporar más agua y hará que el calor sea todavía más sofocante en el interior que en el exterior. Además, hay que tener en cuenta que lo que estos aparatos vierten al ambiente es aire “humedecido”, así que tienes que tener cuidado con aquellos elementos del hogar que sean sensibles a la humedad porque podría estropearlos. Y todo esto, sin contar con el factor comodidad: cada vez que el agua del depósito se evapora en este proceso tienes que rellenarlo para que mantenga un mínimo de funcionalidad. Y por último, como ocurre con cualquier recipiente en el que se almacena agua, también es conveniente desinfectar el depósito periódicamente para evitar la proliferación de bacterias.

En cambio, los equipos de aire acondicionado de Kosner son plenamente funcionales en cualquier ambiente. Da igual que trabajes o vivas en un clima húmedo o seco: el aparato siempre hará su trabajo y enfriará el ambiente a la temperatura que elijas. Es cierto que estos sistemas requieren cierta instalación, pero el grado de confort que proporcionan es máximo y el mantenimiento, mínimo: únicamente tienes que revisar los filtros una vez al mes para que, además de disfrutar de aire frío y caliente, lo recibas filtrado y limpio.

Y ahora que ya tenemos clara la diferencia entre un climatizador y el aire acondicionado en el hogar, una curiosidad: ¿Sabes qué diferencia hay entre el climatizador y el aire acondicionado… de un coche? A diferencia de lo que ocurre en el ámbito doméstico, el aire acondicionado de los vehículos solo te permite regular la potencia del aire frío que expulsa el sistema, pero no la temperatura. En cambio el climatizador de coche, que también funciona con gas refrigerante, mezcla aire frío y caliente y emite el resultado al interior del coche hasta alcanzar la temperatura ambiente que tú quieres. Ésta es la diferencia: con un climatizador puedes regular la temperatura interior y con el aire acondicionado, solo la potencia.