Aire acondicionado eficiente

En los últimos años, se observa un aumento creciente del uso aire acondicionado en todo el mundo. Este hecho está llevando a un mayor interés por mejorar la eficiencia energética de la climatización.

Los expertos señalan varios factores que están contribuyendo a este incremento. Por una parte, el cambio climático provoca una subida media de las temperaturas, que lleva a que sea necesario recurrir al aire acondicionado en períodos más largos del año, tanto en el hogar como en el trabajo.

En segundo lugar, buena parte de la población mundial tiende a reunirse en grandes ciudades, donde la acumulación del calor es mayor que en espacios menos poblados debido a la concentración de personas, edificios, infraestructuras, sistemas de transporte, y a la actividad económica e industrial. En ese contexto, hay mayor necesidad instalar sistemas de climatización.

Además, las zonas de mundo donde más se ha experimentado el desarrollo económico y urbanístico son precisamente áreas en las que las temperaturas son cálidas. Buena parte de las economías emergentes se encuentran en latitudes más calurosas que los países desarrollados.

Todo ello demuestra que la extensión del uso del aire acondicionado es un signo de prosperidad global, pero también introduce la preocupación sobre el gasto energético.

En algunos lugares del planeta, el consumo de electricidad asociado a la climatización supone alrededor del 30% del gasto total, un porcentaje que avanza cada año a pesar de los equipos son cada vez más eficientes.

Por eso, tanto desde el sector público como en la industria del aire acondicionado se trabaja para que los ciudadanos hagan un uso más responsable de la climatización y se mejore aún más la eficiencia energética de los equipos.

El objetivo es lograr que todo el mundo pueda disfrutar de los beneficios del aire acondicionado sin que suponga un coste muy elevado de energía o un impacto excesivo sobre el medio ambiente, desde el principio de la sostenibilidad.

En esta línea, la industria intenta que los dispositivos con tecnologías actuales utilicen procesos y componentes los más eficaces posible. Y, al mismo tiempo, investiga en nuevos sistemas de climatización basados en los avances de la química o en el desarrollo de equipos que se alimenten de energías renovables.

Con las dos líneas de trabajo espera conseguir reducciones muy importantes en el consumo de energía, hasta el extremo de que solo sea necesario disponer del diez por ciento del gasto energético de un equipo actual.

Todas estas innovaciones estarán pronto a corto plazo en el mercado. Al igual que otras marcas, en Kosner estamos muy atentos a las novedades de la I+D en el ámbito de la climatización para aplicarlas a nuestros productos y lograr que nuestros clientes disfruten del mayor confort, con la tecnología más avanzada y el menor impacto medioambiental.

No obstante, la mejora tecnológica también debe ir acompañada de un uso más responsable. Los consumidores pueden aportar su grano de arena a la climatización sostenible si siguen varias pautas básicas.

Entre ellas, están las de adquirir equipos con eficiencia energética A, mantener el aire acondicionado en temperaturas razonables (en torno a 25ª), ventilar los espacios y proteger las estancias del frío y del calor.