fbpx

kosner-prepara-aire-acondicionado-verano

Al igual que ocurre ante la temporada de invierno, en que hemos de poner a punto la calefacción de la casa, también tenemos que preparar el aire acondicionado para la llegada del verano.

A pesar que aún quedan unos meses para los días de verdadero calor, no hay que dejar las cosas para última hora. Lo menos recomendable es arrancar el aire el primer día de temperaturas altas sin haberlo revisado previamente. Nos evitaremos más de un disgusto.

Al terminar la temporada, si actuamos correctamente, hicimos una limpieza general de filtros de la unidad interior,  y de la batería y ventilador de la unidad exterior.

Meses después, pese a que el trabajo fue correcto, hay que volver a realizar la limpieza, sobre todo en la unidad exterior, que si no está protegida, sufre mucho el efecto de la climatología.

Pero además de esta tarea, que podemos llevar a cabo nosotros mismos, hay otros cometidos relevantes que es conveniente dejar en manos de nuestro instalador profesional. Hará pruebas para comprobar que el sistema marcha según lo previsto y tendrá que revisar diferentes aspectos como:

  • Los niveles de presión del circuito.
  • La carga de gas, que puede haber descendido por alguna fuga
  • Los niveles de consumo.
  • El ajuste de las temperaturas.
  • El funcionamiento de los termostatos.
  • El estado de los desagües.
  • El estado de los filtros, por si es necesario reemplazarlos.
  • Posibles infecciones por hongos o bacterias de la unidad exterior, algo que no se percibe a simple vista y que necesita tratamientos especiales.
  • El estado de las conexiones eléctricas.

Hay quien se resiste a las revisiones técnicas por evitar su coste. Sin embargo, debemos tener presente que una comprobación profesional contribuirá a reducir el consumo de energía, hasta el punto de lo que hayamos pagado por la visita se amortizará rápidamente durante la temporada con el ahorro en la factura de electricidad.

Al preparar el aire acondicionado para el verano ganaremos en confort en nuestro hogar, evitaremos averías costosas y alargaremos la vida útil de los equipos. Aprovecha la primavera y no lo dejes para el mes de junio.