fbpx

mantenimiento aire acondicionado

En ocasiones nos encontramos con la desagradable sorpresa de que nuestro equipo de aire acondicionado desprende mal olor.

En la mayoría de los casos, es un problema que se soluciona con facilidad. Vamos a comentar a qué se debe y cómo remediarlo.

Por lo general, el hecho de que de repente huela mal cuando encendemos el aire acondicionado tiene mucho que ver con el tiempo de uso y el mantenimiento.

Si el equipo tiene ya algunos años y no hemos realizado habitualmente las tareas de mantenimiento, existen más posibilidades de que surjan los malos olores.

Los olores están relacionados con la acumulación de partículas y cuerpos extraños en diversas partes del equipo.

Estos elementos, al estar sometidos al ciclo de climatización (condensación y evaporación) se degradan y pueden dar lugar a la aparición de mohos y bacterias que provocan el mal olor.

En ese sentido, debemos revisar especialmente las partes sensibles del dispositivo:

En primer lugar, los filtros. Si el filtro está sucio, no cumple su función de detener las impurezas de la atmósfera. Estas terminan pasando al interior del equipo y suelen ser las responsables de los malos olores.

La mejor manera de evitar el problema es limpiar el filtro con regularidad, sobre todo en las épocas de mayor uso.

Otro espacio en el que se almacena suciedad es el evaporador. En concreto, en las aletas, en las que se van depositando partículas que con el tiempo se degradan. Por ello es importante hacer una limpieza profunda de las lamas, no solo en las partes más visibles.

Asimismo, si la unidad exterior tampoco está limpia, las impurezas pueden terminar pasando al circuito a través del ventilador y acumularse en cualquier parte del sistema. Proteger la unidad exterior y limpiarla periódicamente es otra de las medidas que debemos aplicar para evitar la aparición del mal olor.

Más allá del mantenimiento, otra de las fuentes principales del mal olor es el desagüe. Si el sistema de desagüe no está bien diseñado (por ejemplo, no cuenta con la inclinación suficiente para evacuar por completo el agua), puede ocurrir que se quede líquido atascado en el que también se concentrará suciedad, como en cualquier otro dispositivo sanitario.

En otras ocasiones, el desagüe del aire acondicionado ha sido conectado a la red general de evacuación de la vivienda o del inmueble. Si hay suciedad o malos olores en la canalización general, pueden llegar hasta nuestro climatizador.

Para remediar el mal olor resulta necesario abordar todos los aspectos que hemos mencionado en esta entrada para determinar si es una circunstancia puntual o un problema más grave del equipo.

Algunas de las tareas de limpieza las podemos llevar a cabo nosotros mismos, pero otras, como el saneamiento del circuito o la corrección de los defectos del desagüe, tienen que ser realizadas por un instalador.[/column]