fbpx

aire acondicionado en invierno

A veces se nos olvida que la instalación de un equipo de aire acondicionado en nuestro hogar no solo sirve para climatizar en los meses más calurosos.

También nos ayuda a lograr un ambiente confortable en invierno gracias a su función bomba de calor, que llevan incorporada la mayoría de dispositivos domésticos, portátiles o de pared, como es el caso de los equipos Kosner.

Cada día tenemos más claro que el mayor confort y la máxima eficiencia energética se consiguen con la hibridación. En vez de apostar por una sola fuente de energía en nuestro hogar o por disponer exclusivamente de un único tipo de equipamiento, lo más inteligente es disponer de equipos complementarios.

En función de la época del año, la ubicación de la vivienda y el clima, unos u otros tendrán más uso que los demás, pero si combinamos su utilización, lograremos un nivel más elevado de bienestar y optimizaremos los costes energéticos.

En cuanto al aire acondicionado, cuando decidimos instalarlo en nuestra vivienda, no debemos pensar solo en los meses de calor, sino también en el partido que podemos sacarle en otros períodos del año. Por ejemplo, días de de otoño o primavera en los que las temperaturas son más altas de lo acostumbrado y que gracias a la climatización resultan mucho más llevaderos.

Pero además, como hemos señalado al principio, está su función como bomba de calor. Los modernos aparatos de aire acondicionado han mejorado mucho gracias a la tecnología inverter y a la eficiencia energética de sus componentes. Como consecuencia, pueden ser una perfecta alternativa como sistema general de calefacción de una vivienda, sin que sea necesario con otro tipo de instalación. Por ejemplo, en zonas de clima suave, en las que el aire acondicionado es muy necesario en verano y, sin embargo, no precisan de calefacción continua durante el invierno. Ello nos evitaría una inversión importante.

Y más allá de este tipo de casos, la combinación de bomba de calor y otros sistemas de confort invernal puede ser muy eficaz. La bomba de calor presenta la ventaja de que proporciona el bienestar de manera inmediata, apenas unos minutos después de haber arrancado el equipo.

Por otro lado, gracias al control remoto del termostato y a la tecnología i-feel, podemos modificar fácilmente la temperatura para adaptarla a nuestras necesidades de ese momento y optimizar el consumo de electricidad. Esta funcionalidad es más difícil de implementar con otros sistemas.

La bomba de calor también es útil cuando no deseamos encender la calefacción en toda la vivienda y solo queremos calentar una estancia. Es cierto que podemos cerrar radiadores, pero no es una tarea cómoda. Además, podemos olvidarnos de que los hemos cerrado y encontrarnos más tarde con que la casa no se ha climatizado uniformemente.

Otro aspecto que hace interesante el uso de la bomba de calor en invierno es que han aumentado mucho las franjas de temperatura de servicio. Los equipos antiguos no podían generar calor si la temperatura externa era inferior a 5 grados. Sin embargo, ahora entran en funcionamiento y proporcionan confort incluso cuando el frío exterior llega a -7 grados, cifra que tampoco es habitual en la mayoría de lugares de nuestro país.